Páginas

viernes, 23 de enero de 2015

Pseudo

Si hacemos un experimento lingüístico y colocamos delante de los sustantivos importantes de nuestra vida el prefijo "pseudo", quizás nos demos un tortazo con la realidad que flota alrededor nuestra.

Últimamente he tenido experiencias contradictorias: mis acciones, ¿definen realmente a la persona que soy? mis canciones, ¿van en la dirección que realmente deben ir? Siempre tengo ese sentimiento de volver atrás y rehacer lo ya hecho. Con una canción se puede. Con la vida no. 

Amigos/as , ¿hay pseudo-amigos/as, o mejor hablamos de amigos/as de mis amigos/as? O quizás mejor de "amiguismos". Para mí los amiguismos son esos comportamientos en los que alguien te trata como amigo, pero no cruza la línea, la frontera para decirte: "¿te bajas y nos tomamos una caña tu y yo y hablamos de la vida?". Eso es a lo que me refiero. Eso ahora mismo queda bastante lejos de mi alcance. Inconscientemente he de decir que suelo marcar distancias, y quizás entonces sea mi culpa. Pero también a veces uno se cansa de ser sujeto activo y pro-activo.. ¿no? Y sí, la distancia hace el olvido, y el tiempo lo va afianzando todo poco a poco (para mal), sin prisa pero sin pausa.

En cuanto a la música me parece que voy en la dirección correcta. Sólo me falta tener un poco más de determinación, de creer en mí y en lo que hago. No es pseudo-música, es música de verdad! Quizás me equivoque, pero bah, que más da! Hagas lo que hagas, hazlo siempre con el corazón, desde la sinceridad de tus emociones. Crear algo de la nada es fantasía pura, es para lo que estamos aquí.. 

Y sí, mientras nos lamentamos de lo poco que vemos a nuestros amigos, y del poco tiempo que nos dedicamos a nosotros mismos, a nuestra virtud, a ser "virtuosos", mientras eso ocurre, el tiempo se nos escapa. No nos damos cuenta de que el tiempo se relativiza cuando cultivamos nuestro espíritu.

Estoy en la piscina. Llevo 5 días. Me duele todo. Pero creo que es una decisión acertada. Tengo que continuar, tengo que avanzar, con la música, con la piscina, con todo...  

 

jueves, 14 de agosto de 2014

Toda la verdad (...y dos)

El título de mi último post, allá en enero, fue bastante acertado. Ni qué decir tiene que en todos estos meses este blog seguía latiendo dentro de mi cabeza, pero algo no me dejaba continuar, algo hacía que ni siquiera quisiera entrar por si alguien me preguntaba por mi dejadez extrema. Miedo a la verdad es el nombre que estaba buscando, ni más ni menos.

Lo que sí estoy haciendo es avanzar en la música, en mi música. Estoy trabajando (poco a poco) en un pequeño proyecto que espero poder terminar antes de cumplir los cuarenta. (Mis ansias de juventud parece que cuajarán en mi "mid-life crysis"). Nunca es tarde, y menos si es algo tan reconfortante y tan emocionante como crear tu propia música.

Después de escuchar tanta canciones te das cuenta que los autores deben pasar por ese "subidón" por el que yo paso cuando escucho una de mis canciones. Y debo suponer que cuando acabe el proyecto podré decir que es de las mejores cosas que he hecho en mi vida. Lo tengo tan claro que no podría dudar de ello ni un sólo minuto, ni un sólo segundo.

Para mí la expresión artística que más se acerca a mi sensibilidad es, sin duda, la música. Por eso hago lo que hago, y pienso como pienso. Y por eso, desde el amanecer hasta el anochecer la tengo presente. Nunca podré pensar en un mundo sin notas musicales, sin melodías. Nunca entenderé un mundo sin eso.

Espero poder ir actualizando más a menudo este blog y que también sirva para que vayáis viendo mis progresos. Por lo pronto me voy a hacer con un ampli que puedo conectar al ipad y grabar todo lo que se me pase por la cabeza. Lo siguiente será un buen micrófono, y lo siguiente hacer que mis canciones tengan vida propia y dejen de ser sólo mías. Pasarán a ser vuestras y nunca volverán. He aquí el pequeñin... todavia dudo si en blanco o negro..


Buenas tardes y buena suerte....